Un crucero en barco semiabierto por los canales de Amsterdam es sin duda una de las actividades más populares cuando se trata de ir de vacaciones a Holanda. Los pintorescos canales se extienden por más de 100 kilómetros, formando varios islotes que literalmente rodean el centro histórico de la ciudad, a orillas de las vías fluviales se pueden admirar las casas típicas y encantadoras del siglo XVII, los puentes rústicos y las iglesias históricas. Los barcos del crucero semiabierto operan con energía solar, son muy tranquilos y respetan el medio ambiente, pero la otra peculiaridad de este tour es que su techo se puede abrir a la ocasión para disfrutar de las bellezas de Amsterdam. A bordo hay un comentario en varios idiomas que le contará la historia y las curiosidades de la ciudad y lo que se ve a lo largo del camino.