Venecia no necesita presentaciones. Es la ciudad flotante atravesada por góndolas y salpicada de los puentes más famosoa al mundo, un destino turístico durante siglos. Con nuestra excursión de un día se puede caminar por las calles y puentes de la ciudad, admirar iglesias, palacios, monumentos y recorrer la laguna con el famoso vaporetto. Llegar a la Plaza de San Marcos con el vaporetto es de hecho la mejor manera de disfrutar plenamente de la ciudad que se refleja en el Gran Canal. Durante la excursión serás guiado por un guía para descubrir los edificios y monumentos más interesantes (durante unas dos horas). Después del almuerzo (no incluido) tendrá toda la tarde para continuar la visita de la ciudad antes de regresar en autobús a Milán.